Policía de Investigaciones entregó recomendaciones para evitar delitos sexuales

Los delitos sexuales, especialmente por el tipo de víctima y las consecuencias y secuelas que este delito deja, constituyen uno de los principales temas de preocupación y abordaje de las instituciones públicas, tanto en lo que se refiere a mejorar metodologías de investigación, como al objetivo fundamental y generalizado de disminuir los efectos de la victimización secundaria.

De acuerdo a cifras que maneja la Policía de Investigaciones, la tendencia de las denuncias por delitos sexuales a nivel nacional durante el período enero – diciembre 2017 en comparación mismo período 2016, aumentaron en un 7,8%.

En Los Ríos, la PDI recibió el año 2017, 91 denuncias, lo que implica un aumento del 3% respecto al año 2016, período en el cual se recibieron 88 denuncias.

En este contexto, la jefa de la Brigada de Delitos Sexuales y Menores de Valdivia, comisario Ingrid Ortiz, indicó que “constantemente, estas unidades realizaran campañas dirigidas a la comunidad y organismos para entregar consejos que permitan reducir la violencia de género y agresiones sexuales, ello con el objetivo de educar a la ciudadanía respeto a este tipo de delitos”. La oficial agregó que “estas Brigadas cuentan con personal especializado en estos delitos, por lo que reiteramos el llamado a la ciudadanía a denunciar, especialmente, considerando que en el último tiempo hemos debido lamentar hechos muy dolorosos que involucran a menores de nuestro país”.

• Evite hablar con extraños.

• No deje a sus hijos con desconocidos.

• No transite por lugares oscuros y despoblados.

• No se reúna con personas conocidas a través de la red.

• No “haga dedo” para movilizarse.

• Asegúrese que su bebida sea abierta y servida en su presencia.

• Mantenga siempre su vaso a la vista.

• No se aparte del grupo de amigos con el que asiste a una fiesta.

Finalmente, se indicó que respecto a algunos de los indicadores emocionales y conductuales que deberían alertar a los padres respecto a un eventual abuso, están “los cambios repentinos de comportamiento, la baja inesperada del rendimiento escolar, el conocimiento sexual avanzado para su edad, comportamiento y lenguaje sexualizado y los relatos de actos sexuales explícitos”, señales todas que deben ser advertidas por el entorno.

llamar ahora